Hablemos de las cookies…

Los domingos me gusta tratar temas de forma relajada con vídeos, podcasts, juegos o recursos divertidos… pero hoy voy a hacer una excepción con el formato.

Comencemos con un ejemplo dolorosamente ilustrativo de lo que es la web en plena era de la mierdificación: intentar leer un artículo en prensa online implica lidiar con avisos de cookies, solicitudes de notificación en el navegador, intentos de que nos suscribamos a boletines, alertas antibloqueo de publicidad… toda una yincana que rompe la accesibilidad y nos hace perder el tiempo y la paciencia.

Introducción

El pasado 10 de noviembre hablaba de la extorsión de Meta por la que nos obligaron a pagar una subscripción mensual o aceptar que mercadeen con nuestra información. Yo tenía la esperanza de que las cosas mejorasen tras una hipotética intervención de la Unión Europea… pero resulta que la legislación vigente apoya este tipo de medidas que entienden nuestras privacidad como un privilegio en lugar de un derecho fundamental.

Seguro que si acostumbras a acceder a algún medio de comunicación español ya te habrás encontrado con este mismo chantaje, pues anteayer una legión de webs españolas comenzó a aplicar medidas similares.

En este sentido quiero darle las gracias a Kyva por mantener una lista actualizada con las tarifas tan locas que nos quieren imponer por garantizar nuestra privacidad.

¿Y qué podemos hacer nosotros como consumidores para luchar contra este tráfico de información privada?

Navegador web

Comencemos por migrar a Mozilla Firefox, un navegador comprometido con nuestra privacidad y al margen de las presiones del Chromium de Google. Luego, por asegurar, vendrá bien activar el modo estricto en los ajustes de privacidad y seguridad, lo que se supone que dificulta bastante el intercambio de cookies entre diferentes medios.

¿Deseas profundizar? en la versión de escritorio del Firefox tenemos los contenedores multi-cuenta, una especie de sesiones privadas independientes.

Así puedes crear un contenedor dedicado única y exclusivamente a la prensa para que no haya ningún tipo de interacción entre esas webs y tus cuentas personales o redes sociales.

Extensiones

Si además quieres forzar la apertura automática de esas páginas en el contenedor de prensa será necesario instalar la extensión Firefox Multi-Account Containers.

Obviamente si queremos tener una navegación tranquila y eficiente necesitaremos un buen bloqueador de publicidad como uBlock Origin o AdNauseam e incluso añadirle un Ghostery o Privacy Badger como complementos adicionales.

Además podemos complementarlo con Super Agent o Consent-O-Matic para rechazar automáticamente las cookies en la mayoría de los sitios.

¿Y si para acabar con el apartado de extensiones añadimos un gestor que te permite borrar automáticamente todas las cookies al cerrar el navegador? Cookie AutoDelete nos permite hacer eso con el extra de añadir webs a una lista blanca, lo que permite que sus cookies sí sean conservadas.

Lo mejor es que esto funciona tanto en escritorio como móvil gracias a la compatibilidad ampliada de extensiones de Firefox para Android… otra buena razón para migrar a Firefox!

Apps móviles

Vamos a ir más allá en la defensa de nuestra privacidad con el móvil: la app de Duck Duck Go nos permite activar una protección anti rastreo no solo en su navegador sino en casi cualquier aplicación del teléfono.

Al seleccionar la opción de protección contra el rastreo de aplicaciones probablemente te encuentres con un icono de VPN en la barra de estado del teléfono. No es ningún error, este bloqueo funciona así y te permite elegir si quieres que alguna aplicación no sea vigilada.

Seguro que, como a mí, te asustará descubrir que este método es capaz de bloquear decenas de miles de intentos de rastreo cada semana (más de 30 000 en mi caso).

DNS privado

Volviendo a soluciones universales tenemos la posibilidad de utilizar un DNS personalizado que bloquea a nivel de red la mayoría de publicidad. Puede parecerse a lo anterior, pero en este caso ataca en general a las redes publicitarias para evitar que se descarguen sus campañas. Además activarlo en Android es mucho más fácil de lo que suena: en ajustes de conexión solo debemos elegir el DNS privado.

AdGuard DNS es mi elección para el día a día, pero también es una gran opción recurrir a NextDNS. En cualquiera de los casos se explica paso a paso cómo activarlo en cualquier dispositivo.

De esta manera te deshaces de un plumazo de mucha de la publicidad que te meten las aplicaciones y juegos móviles, por lo que se convierte en un recurso ideal para controlar los inputs publicitarios que reciben los adolescentes en su día a día.

Recursos para saltarse muros de pago

Y para finalizar hablemos de aquellos medios que plantean un muro de pago con o sin contrabando de cookies de por medio, es decir, que exigen una subscripción para poder leer su información.

Cuando accedemos a enlaces directos a noticias tenemos una opción integrada de serie en el navegador: la vista de lectura (tecla F9 en Firefox). Y si no te conformas con esto, Tranquility Reader es una extensión que hace algo muy parecido.

Cuando el modo de lectura no funciona, la solución más directa para saltarse el muro puede ser utilizar una extensión como Bypass Paywalls Clean disponible tanto en escritorio como en móvil.

Y como último recurso también tenemos webs como PaywallHub que unifica diferentes herramientas para acceder a la información de pago o 1ft.io.

¿Y si lo que quiero es bloquear todos estos medios?

También lo tienes bastante fácil si tu intención es boicotear la larga lista de medios que han decidido extorsionarnos.

En uBlock Origin y AdNauseam solo tenemos que importar una lista de filtros que también está gestionando Kyva. Desde ese momento nos saltará una pantalla de alerta avisándonos de que ese medio está bloqueado y podremos decidir si ignorarlo en cada ocasión.

También se propone una opción más radical pero muy interesante, un bloqueo a nivel de hosts con esta otra lista. De esa manera no cargaría ninguna de estas páginas en nuestro dispositivo, independientemente del navegador que usemos.

Con uBlacklist podemos, además, usar la misma lista de bloqueo para que esos medios no nos aparezcan en Google, Bing y compañía.

Conclusiones

Soy consciente de que tantas posibilidades pueden ser un auténtico dolor de cabeza, pero debemos tener en cuenta que muchas cosas que he comentado son opciones redundantes.

Lo más importante es comenzar con alguna de ellas: dejar de usar un navegador para el que somos un producto, usar una extensión que bloquea la publicidad y cookies, ignorar las noticias de un medio de comunicación que no nos respeta como consumidores…



Apéndice

Me gustaría añadir algunos recursos adicionales que han salido tras la publicación de este artículo:

«Proxy: sistema que actúa como intermediario entre cliente y servidor en una red»

Este blog pretende cumplir la misma función filtrando las noticias más relevantes para ese grupo de usuarios que no necesita estar todo el día pendiente de la tecnología.
Aquí podrás encontrar enlaces a noticias interesantes sobre todas estas tecnologías, sencillas guías o explicaciones sobre conceptos informáticos útiles…

Archivo mensual